Identifique los síntomas de la babesia

Al camarón venezolano, no se lo lleva la corriente
abril 27, 2018
Luis Vicente León: Tenemos una tierra de gente buena y trabajadora que está empeñada en producir país
abril 27, 2018
La babesiosis bovina es una enfermedad febril transmitida por garrapatas y causada por uno o más parásitos protozoarios del género Babesia que generalmente se caracteriza por una lisis eritrocítica extensiva que conduce a anemia, ictericia, hemoglobinuria y muerte.
Existen por lo menos seis especies de Babesia descritas, que son responsables de la babesiosis bovina; todas pueden, ser agrupadas por su tamaño, como grandes o pequeñas.
La transmisión de B. bovis ocurre durante la ingurgitación (alimentación) de las garrapatas adultas las cuales al alimentarse con la sangre infectada del bovino se infectan.
La infección es transmitida a su descendencia de la garrapata (huevo, larva) que posteriormente se alimentaran en otro bovino y transmitirá a la Babesia.
La transmisión de B. bigemina es también transmitida de una generación a otra cuando se ingurgitan y la infección de la garrapata ocurre en el estado de ninfa.
Las garrapatas adultas infectadas son capaces de infectar a un bovino susceptible.
La enfermedad causada por B. bovis es generalmente severa y un gran número de animales enfermos mueren.
Los signos clínicos del ganado afectado incluyen:
1. Fiebre (temperatura mayor a 40 C) por varios días.
2. Pérdida del apetito, depresión, debilidad, y el animal no se mueve.
3. Aborto
4. En ocasiones diarrea.
5. Muerte en pocos días en casos severos.
6. Orina roja (hemoglobinuria), anemia e ictericia (coloración amarilla de las mucosa), aunque con B. bovis este signo es raro.
7. Los signos nerviosos ocurren principalmente con B. bovis lo cual desarrolla una babesiosis cerebral.
La enfermedad causada por B. bigemina generalmente es menos severa pero puede desarrollarse muy rápido.
1.- Se presenta una repentina y severa anemia, ictericia y puede ocurrir la muerte.
2.- La presencia de orina roja se presenta en menor tiempo y es más consistente que en B. bovis.
3.- Los síntomas nerviosos no se observan.
El ganado que se recupera de la enfermedad le toma varias semanas su recuperación de peso y generalmente no es completo. Los sementales recuperados pueden reducir la fertilidad algunas semanas. En infecciones ligeras, los signos son menos obvios y algunas veces difíciles de detectar. Las terneras frecuentemente no presentan síntomas después de la infección.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.