Algunos aspectos sobre manejo de suelos para la producción de arroz y sus rotaciones

Portuguesa arrancó zafra en la que esperan moler 1 millón 450 mil toneladas de caña
diciembre 15, 2021
Estiman que se mantenga el alza en los precios de la leche y el queso
diciembre 24, 2021

Artículo escrito para Minuta Agropecuaria

Por Ing. Agr Jesús M Peña B / Jesuspe2009@hotmail.com

La producción de arroz se realiza en las planicies intermedias de origen aluvial poco afectadas por el exceso de agua  y en los llanos bajos caracterizados por inundaciones periódicas

Los órdenes más importantes de suelos son inceptisoles a orilla de los cauces de los ríos y los alfisoles y vertisoles de texturas más pesadas. Muchos suelos de la planicie algunos de los ubicados entre el río Acarigua y el río Cojedes presentan altos contenidos de carbonato de calcio con pH alcalinos los cuales pueden irse mejorando con la adición de materia orgánica y características deseables en la profundidad efectiva del suelo.

En otra zona predominan suelos ácidos a neutros específicamente al oeste del rio Acarigua formados a  a partir de sedimentos de la cordillera de la costa y  son suelos de las regiones de  los municipios Ospino y  Esteller y algunos de Turén en el Estado Portuguesa.

En general la fertilidad de los suelos utilizados para la producción de arroz son bajos en nitrógeno y fósforo y medianos a bajos en potasio por lo cual con rotaciones adecuadas, manejo de agua y nivelaciones de baja intensidad, así como la adición de materia orgánica pueden mejorar esas propiedades de los suelos y facilitar un mejor manejo y un menor costo de los insumos.

Los suelos apropiados para la siembra de arroz son aquellos de textura arcillosa. Pueden utilizarse suelos de textura franco arcillosa, limosos pensando en su rotación con otros cultivos a fin de mejorar tanto la rentabilidad del uso de la tierra como algunas  propiedades físicas del suelo  con el manejo y rotación de cultivos adecuada. Pensar en ir desarrollando un suelo con al menos de  40 a 50 cm de profundidad efectiva de raíces. El arroz puede tolerar infiltraciones inferiores a 75 cm por hora,  sin embargo debe estar adaptado a permitir la siembra de algunas leguminosas como el frijol, frijol chino, sorgo, maíz soya entre otros.

En general la calidad de aguas subterráneas es muy buena con excepción de algunos sectores de los llanos bajos del estado Cojedes y Portuguesa las cuales tienen cierta dureza por altos contenidos de carbonato de calcio, los cuales intervienen entre otros en la capacidad de intercambio de cationes y en uso efectivo de nutrimentos los cuales pueden ser mejorados mediante manejo integrado del suelo.

Uno de los métodos de riego más utilizados son las bordas en curvas de nivel con pendientes menores a 1 %. En los últimos años se ha venido disminuyendo la lámina de agua para el caso de la siembra de arroz. Este método de riego también permite el manejo del mismo con los cultivos de rotación mediante el uso adecuado del agua de riego, del agua  almacenada y el agua de lluvias siendo así más efectivo el ingreso por unidad de área.

En cuanto a la preparación y acondicionamiento de los suelos, debido a que ha predominado el monocultivo de arroz se ha nivelado, se ha manejado las malezas mediante métodos mecánicos, batiendo el suelo y se han realizado altos cortes de suelo y el uso de rayos láser.

La  infraestructura realizada de nivelación y riego constituye una ventaja   ya que el arroz puede convivir con cultivos de rotación, mejorando la profundidad efectiva del suelo o  el estrato A del suelo y sembrar los cultivos de rotación como el maíz, soya, frijol, frijol chino, girasol, ajonjolí en siembra directa. Ello permite que con labranzas reducidas, manejo de residuos con desintegradores de residuos, rotativas adaptadas a distribuir residuos, rodillos, cosecha mecánica con desintegrador de residuos orgánicos que son prácticas agronómicas y culturales que se están utilizando en el trópico  con resultados positivos.

Otra manera de mejorar inicialmente la profundidad efectiva, puede ser mediante   evaluación del perfil cultural del suelo y si se determina capa compactada poco profunda  pudiera utilizarse un pase de arado de cincel por lotes.

La preparación de suelos en la concepción de agricultura sustentable la define como un subsistema dentro del manejo de suelos destacándose su efecto sobre rotaciones de cultivos, manejo de propiedades del suelo, productividad en el uso de tractores y su mantenimiento, condiciones adecuadas de trabajo para otros implementos y labores .

De forma tal que el manejo de suelos para cultivos dentro de esa nueva concepción permite al agricultor un valor agregado con el ingreso por otros cultivos, ir mejorando las propiedades del suelo, disminuyendo el uso intensivo de insumos utilizados, disminuyendo el problema de alta incidencia de plagas y malas hierbas en arroz.

En muchas áreas de los Estados Portuguesa Cojedes Barinas varias empresas procesadoras de arroz, empresas productoras de semillas de arroz y grandes fincas  producen arroz en monocultivo y pudieran mejorar el manejo de suelos, mediante la preparación del suelo con rastras medianas o pequeñas, con pocos pases de rastra, con el uso de desintegradores de residuos, con evaluación de perfiles culturales del suelo, con el uso de variedades de arroz adaptadas a monocultivo y descompactar por lotes con implementos de labranza vertical, con rotaciones que no afecten la oferta de arroz. Ello llevaría a mejorar las condiciones del suelo y  a una mayor productividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.