Las langostas acaban con 100 mil TN de plantas al día

La agricultura venezolana necesita fertilizantes
febrero 11, 2018
CIDIV realizara curso teorico-práctico de elaboración de queso llanero
febrero 12, 2018

Las langostas del desierto son insectos de aspectos parecidos a los saltamontes, sin embargo su comportamiento puede ser completamente distinto.

Este insecto tiene el cuerpo alargado, con un tamaño aproximado de 6 a 8 cm de largo desde la cabeza hasta el ápice de las alas en su forma adulta. La coloración general es variable: en su fase solitaria es de color marrón, grisáceo o amarillento, a veces verdoso; en oportunidades presenta bandas longitudinales más claras en la parte anterior del cuerpo. En su fase gregaria son de color rosado, pasando luego a amarillo al alcanzar su madurez sexual si encuentran condiciones apropiadas para su reproducción.

En la parte ventral entre las patas anteriores presenta una protuberancia o saliente en forma de espina vertical ligeramente inclinada hacia atrás y con el ápice redondeado. Las alas anteriores tienen manchas oscuras de forma irregular y las alas posteriores son transparentes. Las pata posteriores son muy desarrolladas, adaptadas para saltar y tienen la misma coloración genera del cuerpo en su cara externa.

La langosta del desierto es muy conocida. Originaria de ÁfricaOriente Medio y Asia, se encuentra en 60 países y puede cubrir un quinto de la superficie de la Tierra.

(Lea también: La roya asiática amenaza la producción de soya)

La langosta del desierto atraviesa los continentes en grandes nubes de insectos y constituye una amenaza potencial a los medios de vida de una décima parte de la población mundial. Esta plaga representa una seria amenaza a la producción agrícola de África, el Cercano Oriente y Asia sudoccidental. Una langosta puede comer su propio peso (unos dos gramos) de plantas cada día, lo que significa que un millón de langostas pueden comer alrededor de una tonelada de alimentos al día; y las nubes más grandes de langostas pueden consumir más de 100 000 toneladas al día o la cantidad suficiente para alimentar a decenas de miles de personas durante un año.

En 2012, la langosta del desierto que amenazó el Sahel se controló gracias a la aportación oportuna de 8,2 millones de USD y a la labor de fortalecimiento de las capacidades nacionales y la coordinación regional llevada a cabo durante diez años en el marco del sistema de prevención de emergencia de plagas y enfermedades transfronterizas de los animales y las plantas (EMPRES), por conducto de la Comisión de Lucha contra la Langosta del Desierto en la Región Occidental de la FAO.

El Servicio de información sobre la langosta del desierto de la FAO realiza un seguimiento de la situación de la langosta y emite sistemáticamente alertas tempranas a los países y donantes. Por medio del EMPRES y las tres comisiones regionales de lucha contra la langosta se refuerzan constantemente las capacidades nacionales en materia de alerta temprana, respuesta rápida y planificación de contingencia de manera que las emergencias relacionadas con la langosta se puedan gestionar de manera adecuada y se pueda reducir la frecuencia y la duración de sus plagas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *