Desarrollan técnica que consiste en prevenir los impactos futuros de sequía

II ciclo de charlas online “Integración de experiencias hacia una agroproducción sostenible en Venezuela”
enero 25, 2021
La conducta de descanso es muy importante para las vacas lecheras
enero 26, 2021

Foto/ Referencial

Investigadores del grupo de Ingeniería de Recursos Hídricos del IIAMA-UPV (Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universitat Politècnica de València) han desarrollado una metodología que mejora la toma de decisiones en la gestión del riesgo de sequía, al integrar las proyecciones de cambio climático en la gestión y planificación hidrológica.

El estudio parte de la realidad fehaciente de que el cambio climático y sus posibles efectos sobre la disponibilidad de recursos hídricos es una amenaza creciente para la sociedad, por lo que es fundamental adoptar estrategias de adaptación y mitigación con la mayor fiabilidad y eficacia posible.

“Es imposible predecir el futuro y más aún conocer con exactitud los impactos del cambio climático. Por ello, debemos promover la innovación en el sector del agua y aumentar su capacidad de adaptación al cambio climático”, afirma la autora principal del estudio, Sara Suárez.

La técnica desarrollada consiste en una cadena de modelos hidrológicos, de gestión, estocásticos y de evaluación del riesgo que permiten obtener un indicador probabilístico sobre la evolución de los recursos hídricos de la cuenca del Júcar. De hecho, este indicador tiene la finalidad de ayudar a los gestores de cuenca en el proceso de toma de decisiones.

Esta metodología es muy completa y robusta y se puede aplicar, tras un ajuste de las distintas variables, a cualquier cuenca altamente regulada que sufra eventos plurianuales de sequía como la del Júcar”, afirma la investigadora valenciana. Para su configuración los investigadores del IIAMA han corregido los datos de cambio climático, comparando los datos observados con un periodo de referencia común.

Posteriormente, la información estadística de los caudales se implementa en un modelo estocástico, cuyas series de caudales que se generan se incorporan a un modelo de evaluación de riesgo de sequías y que permite obtener predicciones probabilísticas sobre el volumen de recursos hídricos en la cuenca en forma de indicador.

Los resultados obtenidos reflejan una disminución de la disponibilidad de recursos hídricos en la cuenca del Júcar en el futuro próximo. Sin embargo, la incertidumbre que se asocia a las proyecciones climáticas es muy alta a partir del 2050, lo que se traduce en resultados no concluyentes para los horizontes más lejanos”, señala Sara Suárez.

Concretamente, los caudales podrían experimentar cambios medios de un 3% en el horizonte 2020, un -3% en el 2050 y un -11% en el 2080 respecto de la situación actual.

“Los porcentajes de reducción pueden parecer bajos, pero teniendo en cuenta que la relación entre demandas/recursos es cerca del 90%, cualquier descenso es preocupante. De todos modos, la incertidumbre en estas predicciones y los resultados finales es muy alta, sobre todo en los horizontes más lejanos, por lo que cuando estas predicciones mejoren la metodología estará lista para usarse y ayudar a los gestores de cuenca a tomar decisiones”, incide Sara Suárez.

Puedes leer también: Estudian cómo los hongos pueden afectar el clima y viceversa

Por todo ello, la investigadora valenciana aboga por continuar investigando sobre la evaluación del riesgo de sequías para “mejorar el conocimiento en la gestión de los recursos hídricos y de este modo adoptar las mejores decisiones posibles”, concluye la investigadora del IIAMA.

Vía: ambientum.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *